¿Cómo formar Equipos de Trabajo de Alto Desempeño?

COACHING-EMPRESARIAL

Hay un proverbio chino que me gusta mucho cuando pienso en lo que un equipo de trabajo debe ser, el cual dice así: “Sólo llegarás más rápido, acompañado llegarás más lejos”.

Me parece que es muy atinado, sin embargo, contar con un equipo de trabajo enfocado, que genere resultados y que verdaderamente ayude a llegar más lejos no es tarea fácil. Requiere de muchos factores empezando por el estilo de liderazgo que la situación necesite.

La vida te lleva a ser parte de diferentes equipos en muchos momentos. En ocasiones tenemos la oportunidad de liderar a un equipo, en ocasiones debemos seguir a alguien. Esto es muy normal. Pero no en todas las ocasiones los equipos logran sus objetivos. Entonces, ¿qué debemos hacer?

Empecemos definiendo, ¿qué es un equipo de trabajo eficaz? Es un conjunto de personas, con conocimientos y habilidades distintas, deseablemente complementarias, que se organizan para lograr un objetivo común.

Lo importante es sumar esas aptitudes de los miembros para aumentar la eficacia de los resultados y deseablemente disminuir el tiempo que se invierte en cierta labor. Piense en la actividad de carga y descarga de un camión, si quisiéramos hacerlo sólo sin herramientas como podría ser un montacargas, tardaríamos mucho tiempo y en algún momento podría ser materialmente imposible si el contenido es muy pesado.

Por otra parte, si contamos con equipo de personas, seguramente lo podremos hacer más rápido y con menor esfuerzo individual. Ahora bien, si contamos con herramientas adecuadas, como el montacargas mencionado en el párrafo anterior, tenemos que la labor se podría hacer por una persona y el resto del equipo se podría enfocar a realizar actividades de mayor valor agregado como clasificar la mercancía, revisar que haya llegado en buen estado, generar algún informe, etc.

Si bien el ejemplo anterior es muy sencillo, existen ocasiones que las tareas asignadas a equipos de trabajo son altamente retadores, a grados que parecen imposibles. Sin embargo, el talento de muchos superará a las capacidades de una sola persona.

Como podemos ver el trabajo en equipo tiene beneficios que incluyen el aumentar la creatividad y productividad, sumar fortalezas y talentos, lograr con mayor probabilidad los objetivos y mejorar el rendimiento de las empresas.

Cuando un grupo de personas logran un objetivo en común se aumenta la confianza y el sentido de pertenencia, además de ser personalmente muy gratificante. Por eso vemos sin número de ejemplos donde los miembros de un equipo portan con orgullo algún distintivo que haga saber a los demás que son parte de algún equipo, de una organización que tiene una tarea importante.

Generar un ambiente propicio para el trabajo en equipo es tarea fundamental. El líder tendrá el deber y responsabilidad de generar un entorno que permita que la comunicación fluya, donde se cuente con la confianza para poder expresar las opiniones y especialmente dedicar un tiempo para planear y replantear las actividades.

Por ello hacer que las cosas sucedan necesita de tres elementos:

  1. Tener objetivos claros. Las personas deben entender lo que se quiere alcanzar y se debe generar un compromiso personal para lograr dicho objetivo en común.
  2. Plan de Acción. Es necesario contar con un plan que permita de manera ordenada entender cómo se puede alcanzar dicho objetivo y que distribuya las actividades de una forma en que se aprovechen los talentos de las personas que participan.
  3. Contar con los recursos y personas adecuadas. En este sentido hay dos posibilidades, la primera es la de formar un equipo de acuerdo a las necesidades del objetivo que se pretende alcanzar, o bien, la segunda es trabajar con las personas que ya tenemos.
  4. Y finalmente una constante revisión de avances y resultados. Es importante revisar que el avance del equipo se está dirigiendo hacia el objetivo marcado. Mientras mayor creatividad e innovación tenga un proyecto específico, será más difícil identificar si se va en el camino correcto, sin embargo, la suma de esfuerzos y la participación de todos permitirá conocer oportunamente desviaciones que podrían evitar la consecución de los objetivos originales.

En cualquiera de los casos es importante capacitar y formar siempre de manera previa a las personas para que puedan realizar mejor su trabajo. La confianza siempre será elemento fundamental, y si las personas saben qué hacer y cómo, eso generará confianza que permita aprovechen todos sus talentos.

De esta manera, podemos concluir que formar un equipo de trabajo de alto rendimiento requiere que se defina claramente un objetivo y que éste sea aceptado por todos. La participación y opinión de todos será importante. En muchas ocasiones, la opinión contraria de alguien podría hacer ver riesgos que se pueden tener en el camino.

Determinar el perfil necesario de cada miembro del equipo para poder aprovechar sus talentos de la mejor manera es elemento importante. Salvo en tareas altamente repetitivas e iguales, lo mejor es contar con personas con capacidades y talentos distintos que permitan complementar la actividad de unos y otros.

Tener espacios para la comunicación hacia dentro del equipo, así como hacia el resto de la organización si fuera el caso. Reuniones de evaluación breves con mayor frecuencia y reuniones de evaluación profunda, con una menor repetición, serán importantes. Fomentar la retroalimentación es tarea fundamental del líder.

En el IPADE tenía un maestro que decía, las personas hacen lo que hacen porque son como son. Nada más cierto. Si queremos que las personas mejoren su desempeño las debemos formar, capacitar, dar confianza y motivar constantemente. El líder tendrá el reto de generar un ambiente donde impere la confianza, pero también donde se dé seguimiento individual a cada integrante del equipo para ayudarle a ver cómo puede hacer mejor su labor. La nueva labor del liderazgo se define más como un coach que ayuda al desarrollo de los miembros del equipo.

Generar equipos de trabajo de alto rendimiento no es tarea simple, pero la recompensa valdrá la pena. Como diría Henry Ford (1863 – 1947) fundador de la Ford Motor Company y a quien se le atribuye la creación de cadenas de producción modernas: “Reunirse en equipo es el principio. Mantenerse en equipo es el progreso. Trabajar en equipo, asegura el éxito”.

Por Luis Roberto Arechederra Pacheco

Socio Director de BURSAR

www.bursar.com.mx

lareched@bursar.com.mx

Tw: @lareched

Posted in Bolsa y Bolsillos, CURSOS, destacados, Estrategia Financiera, Noticias.