Después del triunfo de Trump ¿qué?

No cabe duda que el triunfo del candidato republicano Donald Trump fue sorpresivo a nivel internacional. Especialmente para la comunidad latina e inmigrante en los Estados Unidos.

López Doriga en Foro TV decía ayer que estaba en shock por el resultado de la elección. Pero no sólo él sino los mercados a nivel internacional, que al inicio de semana especulaban sobre un posible triunfo de Hillary Clinton, ante la victoria de Trump preferían disminuir exposición al riesgo vendiendo sus posiciones unos y otros apostando por la caída. En otras palabras, la especulación se hizo presa de los mercados.

Nuestra moneda llegó a tocar prácticamente la 21 pesos por dólar reverberando la situación y nerviosimo internacional.

Quedó claro que los ciudadanos norteamericanos querían un cambio y que el boleto para lograr ello se llama Donald Trump. Por lo menos así lo manifestaron en las urnas. También pareciera que esa sociedad, que se dice abierta e incluyente, no estaba lista para tener una mujer en la máxima silla después de un presidente afroamericano.

Las manifestaciones públicas de júbilo de los seguidores de Trump no se hicieron esperar y me llamó la atención que en la pequeña Habana se diera un festejo tan importante, siendo que indirectamente Trump no era un cándido pro inmigración.

El cambio por el cambio imperó y será la tónica que deberemos vivir en distintas partes del mundo. Pero qué pasará con México?

Habría que decir primero que el discurso de aceptación de triunfo, precedido por el reconocimiento y felicitación de Clinton hacia Trump, fue uno conciliador y con uno tono que invitaba a sumar esfuerzos y eliminar divisiones en ese país.

Desde mi personal punto de vista fue un acto que habló sobre lo que puede venir dejando en claro que la batalla electoral fue exactamente eso y que es momento de reagrupar esfuerzos e iniciar la reconstrucción.

Hacer América grande otra vez fue su lema. No cabe duda que eso conviene a México. En la medida que Estados Unidos crezca, a nuestro país le ayudará a mejorar su actividad económica.

Si bien existe en este momento volatilidad, con un discurso conciliador y estratégico de Trump es probable que los mercados puedan retomar la calma, como normalmente sucede, en los próximos días.

No cabe duda que es una persona que está acostumbrada a ganar y que sabe cómo hacerlo. Si eso logró hacer con los Estados Unidos pareciera que podemos beneficiarnos también.

Que si el muro o no, ya lo veremos, yo me preocuparía más en este momento por la posobilidad de revisar el Tratado de Libre Comercio y las repercusiones que cambios en él pudiera traer para nuestra nación. Pero también consideró que en el fondo, si bien desde el punto de vista de la balanza comercial, EEUU tiene un déficit con México la ganancia y beneficios del TLC se reciben por las utilidades y empleos que generan las empresas que maquillan en países emergentes con somos nosotros.

No debemos olvidar que Obama está dejando una nación prácticamente en pleno empleo, además de con un crecimiento moderado y que es desde ahí donde Trump deberá empezar a construir.

Ayer distintos medios decían que debemos estar preparados con un plan B y que nuestras autoridades,entre ellas el Banco de México y la Secretaría de Hacienda deben tomar medidas. Me parece que la medida correcta es estar atentos, vigilar que la volatilidad no se salga de las manos para evitar tirar reservas por la borda en una situación que ninguna cantidad podría controlar al ser el peso mexicano una de las monedas más transaccionadas a nivel internacional y que cuando tiene volatilidad probablemente lo mejor sea esperar.

Vienen vientos de cambio. No debemos olvidar que cada uno podemos construir nuestro propio destino. Yo confío en que nuestros miedos no se materialicen y podemos aprovechar un mejor desempeño económico de Estados Unidos.

Del otro escenario. Que también es probable, mejor ni hablar.

Posted in Noticias.